Nuestra misión es curar al mundo

 París, Siria, Mali… ¿En qué clase de broma se está convirtiendo este mundo?

Siempre he escuchado a mis abuelos hablar de la época de guerra, he estudiado sobre todos los acontecimientos que los ojos de este planeta ha tenido que presenciar en el colegio y he leído libros ambientados en esa clase de situaciones; Lo que nunca pensé es que alguna vez iba a vivirlo.

Es como sentirte la protagonista de cada uno de esos libros, y es una sensación horrible. 2015, y estamos habitando un campo de batalla en lugar de un Edén. Gente que ha perdido por completo el sentido de la humanidad y se llevan por delante vidas como si éstas no tuviesen ningún sentido, y encima se creen con el derecho de hacerlo. Y entonces aparece violencia que contrarresta la violencia, y entramos en un bucle de destrucción del cual, no se por qué motivo, no vamos a salir hasta que no haya un “vencedor”.

Y yo me pregunto… ¿Vencedor de qué? ¿Que clase de premio creen que van a ganar? Lo que este mundo necesita, no es una bomba que responda a un disparo, si no un beso que responda a un abrazo. Es un tópico pero…. no me gusta ver como niños pequeños creen que esto es lo normal.

El mundo tiene que volver a recuperar la ternura, la nobleza y la inocencia de los niños, esos que, cuando uno se cae y se hace daño, lo solucionan con un besito en la herida, no con un golpe mayor. Que ponen una tirita para curarse y no le echan mas ácido encima.

No entiendo porqué los grandes dirigentes de este mundo, esos que lo manejan todo con cuatro hilos, destruyen todo aquello que tienen a su alcance. Quizás por miedo, porque se sienten amenazados… y eso es lo que le expresan a la población, tener miedo, esconderse, desconfiar.. Un gran dirigente no es el que envía tropas para asegurarse de que su burbuja de seguridad siga sin explotar, para mí un gran dirigente es aquella persona serena que, desde su puesto, pueda contagiar al mundo de la ternura de un niño en situaciones de adultos.

Confiemos, disfrutamos, riamos, queramos, besemos, abracemos, perdonemos… curemos al mundo, y hagámos que brille como se merece, porque ¿Que es al final el mundo si no aquellos que lo habitamos?

Os dejo con esta maravillosa canción del gran Michael Jackson

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s