Enterramos los fantasmas del pasado

Hoy es el día. No es un día marcado en el calendario, no es ninguna fecha especial, no es un momento concreto. Simplemente es hoy. Hoy, es el día en el que decido apostar por mí, darme una oportunidad, y dejar atrás el lastre que suponen los fantasmas de mi pasado.

Hoy, yo soy la protagonista de mi historia, como debería serlo siempre, aunque yo me empeñe en que no sea así. Voy a ir a algún lugar, el primero que se me venga a la mente, donde sienta que es donde debería estar para que esto sucediera. Voy a pararme a pensar, dedicarme unos minutos para respirar y disfrutar de ese momento, sin olvidar que el objetivo principal, es decir adiós.

Sonreiré, y me querré a mi antes que a nadie, mi única prioridad en ese momento soy yo. Recordaré, y dolerá. Las heridas, ya casi cerradas, querrán volver a sangrar. Dejaré que lo hagan. A veces, lo mejor es “vaciarte” para comenzar una nueva aventura, dejando atrás el dolor, la tristeza, el sufrimiento.

Reviviré todos los malos momentos, lloraré, gritaré, me quedaré sin aire si es necesario, y, una vez culminada esta parte del proceso, dejaré entrar todos los buenos recuerdos de golpe. Dejaré que me invadan uno a uno, que llenen cada pequeño y recóndito rincón de mi ser, y guardaré en mi corazón esa sensación de bienestar y felicidad para que ese y solo ese, sea el único recuerdo que me venga a la cabeza cada vez que piense en ese fantasma, sin olvidar que no todo fue un camino de rosas.

Respiraré hondo, clasificaré este sentimiento en mi corazón, y le dejaré vivir ahí hasta mi último aliento. Todo aquello que te pasa en la vida, bueno o malo, deja huella, y es inútil luchar contra ello. Es parte de tu vida, y para bien o para mal te ha marcado, te ha dejado una lección, y te ha hecho ser quien eres hoy. Sólo por eso, por ser parte de ti, debes cuidar a todos y cada uno de tus ángeles y tus fantasmas pasados, porque son tuyos, y de nadie más.

Merezco ser feliz. Merezco continuar mi vida, abrir un capítulo nuevo de este libro, y todo el mundo sabe que ningún capítulo puede comenzar si antes no terminas otro. Valórate, date una oportunidad. La mereces. No se puede vivir una vida torturándote por errores pasados, personas que han dejado huella, o “y sis” sin resolver. Me convenceré a mi misma de que es así, que puedo y quiero hacerlo, y que no está mal, que pasar página no es olvidar.

Miraré a mi alrededor, disfrutaré de las vistas, de la tranquilidad, de la paz… y me iré de ese lugar, que será a partir de ahora como el cementerio donde descansa un ser querido, a ese que recuerdas con cariño y ternura, y me abrazaré. Es ahora cuando me permito a mí misma avanzar. Un nuevo comienzo, un nuevo camino con un fantasma menos.

Me voy. Gracias. Y adiós.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s